De cada vez es más común pagar nuestras compras directamente con el móvil. El pago móvil por NFC se han convertido en el día a día de muchas personas. En mi caso personal, el 95% de los pagos los realizo a través del móvil, dejando la tarjeta únicamente para pagos en datáfonos que no aceptan contactless o en sitios donde (en 2019) solo puedas pagar en efectivo. Poco a poco la tecnología va avanzando y nos encontramos con altavoces inteligentes con Alexa, lectores de huellas en pantalla, cámaras retráctiles, posibilidad de pagar directamente con tu móvil, etc.

La verdad es que considero este tipo de pago móvil como uno de los principales avances en smartphones. Está muy bien usarlo, pero ¿realmente sabemos cómo funciona la tecnología NFC? ¿Solo sirve para pagar con el móvil?

¿Qué es el NFC? Así funciona el pago móvil

Las siglas NFC provienen del inglés Near-field communication (NFC) o comunicación de campo cercano. Esta tecnología requiere de dos chips NFC, uno en cada dispositivo para poder realizar la comunicación. El NFC permite una comunicación entre dos dispositivos que se encuentren a 20 cm o menos de forma inalámbrica. La tecnología NFC fue creada por Nokia, Philips y Sony en 2004, pero a día de hoy prácticamente todos los fabricantes la usan y se ha convertido en un estándar, al igual que el Bluetooth o el WiFi.

¿Cómo pagar con el móvil?

Antes de nada, debes asegurarte de que tu dispositivo es compatible con esta tecnología, es decir, debe incorporar un chip NFC. Para saberlo, puedes ir a la caja de tu dispositivo y en el listado de características técnicas verás si tu móvil tiene esta tecnología. También puedes comprobarlo a través de la web del fabricante.

En el caso de que tengas un iPhone, el proceso es algo más sencillo, ya que todo viene preconfigurado para que puedas hacer uso de Apple Pay. Si tienes un dispositivo Android, tienes diferentes opciones. En general existen diversas aplicaciones para poder pagar con el móvil: Samsung Pay para dispositivos Samsung, las apps propias del banco, Google Pay, etc. Obviamente todos los fabricantes quieren que uses su aplicación, pero con una sola app debería ser suficiente.

Instrucciones para pagar con el móvil

Personalmente te recomiendo que uses Google Pay, ya que me parece la más sencilla y cómoda. Además, si ya tienes configurada tu tarjeta bancaria en la cuenta de Google (para comprar aplicaciones en el Google Play, por ejemplo), la configuración de tu aplicación para pagar con el móvil será prácticamente instantánea.

Así de sencillo, una vez te hayas decidido por la aplicación, simplemente debes incorporar los datos de tu tarjeta bancaria y seguir los pasos indicados para configurar correctamente los pagos móviles.

Para realizar un pago con el móvil, simplemente acerca el móvil al datáfono a la hora de realizar el pago, introduce tu contraseña o huella dactilar y se realizará el cobro en tu cuenta. De este modo puedes hacer compras más rápidas, seguras y no deberás preocuparte de sacar la cartera, buscar la tarjeta del banco entre un montón de tarjetas, etc.

Si tu móvil no dispone de NFC, te dejo aquí un listado de los móviles más vendidos con NFC. Si estás pensando renovar tu teléfono, para mi es imprescindible que disponga de esta tecnología!

Tecnología NFC: ¿Qué más podemos hacer con NFC en el móvil?

Como ya te he contado en el artículo, una de las funciones más comunes es el pago con el móvil, pero también existen otros usos. Uno de ellos es el uso de etiquetas NFC, que consiste en unas etiquetas físicas que contienen un chip NFC, de modo que podemos configurarlas a nuestro gusto y al acercar nuestro móvil realizar diferentes acciones. Otra funcionalidad es el emparejamiento entre dos dispositivos de forma rápida y automática: si tenemos un Altavoz NFC al acercar el móvil lo dejaremos completamente sincronizado. A continuación te dejo alguno de estos productos que hacen uso de la tecnología NFC:

Etiquetas NFC en Amazon

Altavoces Bluetooth con NFC